www.debateyopinion.com
Edición testing    

Economía

El mercado de las criptomonedas avanza a pasos agigantados, pese a su devaluación y continuas críticas por parte de multitud de "expertos", que ya han visto en el bitcoin la nueva burbuja derivada de la era digital.
El valor del bitcoin ha caído esta semana a su nivel más bajo desde el pasado mes de noviembre, gracias en parte al declive del interés por parte de los inversores y recientes declaraciones negativas de los reguladores globales.
El Lobo de Wall Street, el mismo hombre que inspiró la película que protagonizó Leonardo Di Caprio, ha advertido que "el mercado de criptomonedas es una burbuja que seguramente estallará".
Este estándar ofrece novedades, como la posibilidad de almacenar distintos tipos de información en un sólo contrato, o la opción de realizar intercambios de forma más efectiva y rápida, lo que nos lleva a menores costes de transferencia y una menor congestión de Ethereum.
Será el próximo 28 de junio cuando el reconocido empresario, y padre de la excéntrica Paris Hilton, ponga a la venta su mansión italiana del siglo XVI en criptomonedas.
Un estudio del Instituto Santalucía destaca que la generación ‘millennial’, aquellos que tienen entre 18 y 34 años, cree que se jubilarán con mejor salud que sus padres, pero con menos dinero.
Atentos porque si os habéis sumado a la compraventa de criptomonedas, tenéis que tributar por ellas. Es decir, si has comprado bitcoins, los has vendido y, a cambio, has obtenido dinero en monedas de uso común (euros), tienes que tributar por ello tanto si has ganado como si has perdido.
El polémico mercado de las criptomonedas parecía sujeto al destino del Bitcoin, hasta ahora. Varios expertos ya señalan que los altcoins, es decir, cualquier criptomoneda diferente a la primera, ya fluctúan de forma independiente.
Son ya clásicas las fotos de las protestas incendiarias -y la represión policial- de la gente contra los “ajustes” promovidos por el FMI, en muchos países.
Hace unos días se celebraba 'WeAreDevelopers' en Viena, un evento en el que se escuchó una de las afirmaciones más polémicas de la era tecnológica, no tanto por la novedad, sino por quién lo dice.
0,2490234375